Lecturas y reflexión del día siguiente

 

 

Primera lectura

Lectura de la profecía de Oseas (8,4-7.11.13):

Así dice el Señor: «Se nombraron reyes en Israel sin contar conmigo, se nombraron príncipes sin mi aprobación. Con su plata y su oro se hicieron ídolos para su perdición. Hiede tu novillo, Samaria, ardo de ira contra él. ¿Cuándo lograréis la inocencia? Un escultor lo hizo, no es dios, se hace añicos el novillo de Samaria. Siembran viento y cosechan tempestades; las mieses no echan espiga ni dan grano, y, si lo dieran, extraños lo devorarían. Porque Efraín multiplicó sus altares para pecar, para pecar le sirvieron sus altares. Aunque les dé multitud de leyes, las consideran como de un extraño. Aunque inmolen víctimas en mi honor y coman la carne, al Señor no le agradan. Tiene presente sus culpas y castigará sus pecados: tendrán que volver a Egipto.»

Palabra de Dios

 

Salmo

Sal 113B,3-4.5-6.7ab-8.9-10

R/.
Israel confía en el Señor

Nuestro Dios está en el cielo,
lo que quiere lo hace.
Sus ídolos, en cambio, son plata y oro,
hechura de manos humanas. R/.

Tienen boca, y no hablan;
tienen ojos, y no ven;
tienen orejas, y no oyen;
tienen nariz, y no huelen. R/.

Tienen manos, y no tocan;
tienen pies, y no andan.
Que sean igual los que los hacen,
cuantos confían en ellos. R/.

Israel confía en el Señor:
él es su auxilio y su escudo.
La casa de Aarón confía en el Señor:
él es su auxilio y su escudo. R/.

 

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (9,32-38):

En aquel tiempo, presentaron a Jesús un endemoniado mudo. Echó al demonio, y el mudo habló. La gente decía admirada: «Nunca se ha visto en Israel cosa igual.»
En cambio, los fariseos decían: «Éste echa los demonios con el poder del jefe de los demonios.»
Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, anunciando el Evangelio del reino y curando todas las enfermedades y todas las dolencias. Al ver a las gentes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas que no tienen pastor.
Entonces dijo a sus discípulos: «La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies.»

Palabra del Señor

Reflexión

Os. 4, 1; 8, 4-7. 11-13. Dios llama a la humanidad entera a la salvación.

Hay muchos signos de Cristo en personas que viven sin fe, o que profesan su fe en otras divinidades. Ya el Concilio Vaticano II nos invita a reconocer las Semillas del Verbo que están en otras culturas y religiones. Podemos decir que hay muchos que aún de un modo inconsciente se ha decidido por Cristo cuando se preocupa sinceramente por dar de comer a los hambrientos, de beber a los sedientos, de vestir a los desnudos, etcétera.

No podemos evitar un diálogo fraterno con las personas del mundo entero. A partir de aquello que nos une a Cristo por los signos de amor realizados a favor de los demás, podemos anunciárselos abiertamente, para que lleguen a su plenitud en Él.

El llamado a la salvación es universal; y Jesús, mediante su muerte y resurrección no sólo nos ha abierto el camino hacia la eternidad junto a Dios, sino que ha efectuado realmente la salvación de toda la humanidad. Él está presente entre nosotros como signo de reconciliación, de paz, de santidad, de salvación. Sin embargo, aun cuando Dios puede conceder la salvación a cada persona que manifieste los signos salvadores de Cristo, el proyecto del Padre Dios no es sólo salvarnos de un modo particular, sino el constituir a la humanidad entera en su Pueblo, en Cuerpo de Cristo y en Templo del Espíritu Santo formado por piedras vivas.

Así podemos ver a la Iglesia como Sacramento universal de Salvación, y a la Evangelización no sólo como el trabajo constante de la Iglesia para encontrarse con el Padre Dios, sino también como el trabajo de la Iglesia para realizar, ya desde esta tierra la unidad de todos en torno a Cristo, hermano y Cabeza de la humanidad entera.

Aprendamos por tanto a no condenarnos unos a otros, sino a buscar la unidad en torno a Cristo para que no sólo seamos el Pueblo de Dios, sino que unidos al Señor en Él seamos constituidos hijos amados del Padre.

Si queremos vivir en paz amemos en verdad y con las obras, pues si sembramos vientos, cosecharemos tempestades.

Sal. 114 (113). Hay muchos ídolos modernos a los que el hombre ha encadenado su corazón: El poder mal utilizado, el dinero, la sensualidad, la ambición, los honores, etcétera.

Hay muchas cosas que han embotado la mente y el corazón de buena parte de la humanidad, y le han hecho vivir con el corazón inclinado sólo hacia lo pasajero, perdiendo de vista el horizonte de la eternidad.

Se ha perdido la capacidad del amor fraterno y de la solidaridad con los que sufren.

En medio de todas estas cadenas la Iglesia no puede dejarse envolver por esa cultura de maldad y de muerte. A ella corresponde convertirse en un signo real, creíble, transparente de Cristo Resucitado. Desde Cristo el hombre debe encontrar el camino de la Verdad, del Amor, de la Fraternidad, de la Paz, de la Misericordia, de la Solidaridad y del Servicio responsable.

Si nuestra fe y nuestra confianza están puestas en Dios vivamos como testigos de su cercanía amorosa a la humanidad entera, para que les ayudemos a desligarse de todo aquello que nos divide; y, en Cristo, encontremos la unidad, la alegría, el amor fraterno y la paz que anhelamos todos.

Mt. 9, 32-38. Quien no ha abierto su vida a Cristo para que habite en su ser no puede dar testimonio de Él. Quien ha quedado esclavo del padre de la mentira, del autor del pecado y de la muerte, aun cuando externamente aparente ser de Dios en verdad no le pertenece, y terminará dándonos a conocer qué clase de espíritu posee.

Jesucristo ha realizado ya su obra de salvación a favor nuestro; Él ya ha sembrado su Vida y su Espíritu en nosotros; la mies está ya pronta para ser cosechada. Dios quiere que, con una verdadera apertura a su Espíritu, se sepan reconocer los diversos carismas que el mismo Dios ha depositado en los diversos miembros de su Iglesia para la edificación de la misma. Sin embargo muchas veces el egoísmo tratará de dominarnos. Por eso para que realmente se lleve a cabo la obra de salvación en nosotros por medio de la Comunidad de creyentes, debemos ser personas de oración para conocer el plan salvador de Dios y disponernos a hacer en todo su voluntad.

Trabajar en la difusión del Evangelio sin entrar en contacto con Dios por medio de la oración nos estaría llevando a un auténtico fracaso, pues tal vez provocaríamos en los demás la admiración, pero no colaboraríamos para que llegase a ellos la salvación.

El Señor Jesús se ha hecho uno de nosotros. Él se ha manifestado como el hombre perfecto por su fidelidad en todo a la voluntad de su Padre Dios.

Podemos decir que Jesús, el Hijo de Dios e Hijo del Hombre, es el Hijo de la escucha amorosa y fiel. Sólo Él podrá decir al final de su vida: Todo está cumplido, pues las promesas que Dios nos hizo nos las cumplió en su Hijo Jesús. Y esto no puede decirse cumplido sino hasta el momento en que, libres del pecado y de la muerte, nos introduzca en la presencia de su Padre Dios, hechos hijos en el Hijo, para gozar de Él eternamente.

En la Eucaristía pregustamos los bienes eternos; pero al mismo tiempo recibimos y aceptamos el compromiso de la Iglesia de la escucha amorosa y fiel, haciendo alimento nuestro, cada día, la voluntad salvadora de nuestro Padre Dios, no sólo para disfrutarla, sino para comunicarla a la humanidad entera.

La Vida y el Espíritu de Dios, que hemos recibido, no pueden quedar cobardemente encerrados en nosotros como una luz bajo un recipiente de barro.

No podemos quedar mudos en el anuncio del Evangelio, pues no hemos recibido un espíritu de cobardía sino de valentía.

Si en verdad aceptamos la Vida y el Espíritu de Dios en nosotros continuemos, como signos vivos de Cristo, sembrando el bien en el corazón de toda la humanidad.

Vayamos con la semilla del amor, de la verdad, del bien, de la compasión, de la misericordia, de la alegría, de la paz. Cuando no sólo les llenemos las manos y la boca a los demás con bienes materiales, sino cuando también les entreguemos a Cristo, Evangelio viviente del Padre, iniciaremos la construcción de un mundo en el que el Reino de Dios se irá realizando y afianzando cada día más entre nosotros.

No seamos hipócritas; no sembremos vientos, pues cosecharemos tempestades. No heredemos a nuestro mundo la injusticia, la persecución, la muerte, la opresión de los inocentes; no hagamos más pesada la vida de los pobres, de los enfermos y desvalidos.

Seamos un signo real de Jesucristo para todos aquellos a quienes hemos sido enviados no sólo a proclamarles el Evangelio con los labios, sino a entregárselos como una buena semilla que dé abundantes frutos de bondad, de amor, de verdad y de salvación en ellos.

Roguémosle a nuestro Dios y Padre que nos conceda, por intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Madre, la gracia de saber dejarnos revestir de Cristo, para después poderlo comunicar a los demás, para construir un mundo renovado en Él, y para que, guiados por el Espíritu Santo, nos encaminemos con lealtad a nuestro encuentro definitivo con el Señor. Amén.

Homiliacatolica.com