Embarazado(a) de Jesús.
 

 

 

 

Tal vez esta expresión parezca extraña, pero pienso que es en realidad lo que significa el Adviento.

La iglesia nos dice que es el tiempo de preparación para la venida de Jesús.

Es el tiempo de preparación en el cual nos preparamos espiritualmente para su llegada y como sabemos, él debe llegar a nuestro corazón, es decir “nacer en Nosotros”.

Cuando una mujer se entera de que va a concebir un hijo, generalmente inicia una preparación, tal vez deje de fumar o beber o comer grasa mientras está embarazada por recomendación del médico, o sin ella.

De todas formas se hace consciente de que debe iniciar un proceso que ayude a que el hijo esperado, tenga las mejores condiciones a su llegada.

Así mismo podría comenzar una preparación espiritual, es decir iniciar un proceso de conversión, o ir a misa y recibir la eucaristía con mayor frecuencia, podría también al igual que limpia su cuerpo abandonando temporalmente algunas costumbres malsanas, limpiar con frecuencia su alma con un confesión o realizando oración frecuente, etc.

Buscando que su hijo al nacer encuentre el ambiente espiritual más apto para su nacimiento, al igual que María la cual es la manifestación perfecta de lo que significa el Adviento.

El adviento, ahora significa que debemos prepararnos para este “embarazo espiritual”, en el que debemos ofrecerle al señor Jesús, el mejor ambiente, el más apropiado para que el pueda nacer en nosotros.

Que vamos a hacer para esta preparación?

Que podemos ofrecerle al señor a su llegada?

Cual debe ser la actitud que debemos tener para que este embarazo no se convierta en un aborto?

Si revisamos el significado de la Corona de Adviento, podemos encontrar una posible respuesta a cuál debe ser nuestra actitud.

Aunque el significado original de la corona era pagano y simbolizaba, el prender velas durante el invierno para representar al fuego del dios sol, para que regresara con su luz y calor durante el invierno, esta costumbre fue aprovechada porlos primeros misioneros para evangelizar a los paganos en la fe católica.

Hay una tradición en la cual a cada una de esas cuatro velas se le asigna una virtud que hay que mejorar en esa semana, por ejemplo: la primera, el amor; la segunda, la paz; la tercera, la tolerancia y la cuarta, la fe.

Si realmente esperamos que Jesús, pueda nacer en nosotros debemos procurar utilizar este tiempo maravilloso para hacer una buena reflexión de nuestra vida y mediante una conversión, alimentada con la oración y la eucaristía, prepararnos a la llegada de Jesús.

 
Vea También: