Siguenos en:

Evangelio del Día

oracion1

Audio Libro

Libro

 
 
Los Dones del Espíritu Santo - Primera Parte
 
 
Como hemos mencionado en el artículo acerca de los mitos y verdades del Espíritu Santo, existen no solo siete, sino muchos dones que el espíritu santo puede entregar.
 
Recordemos que el número siete en la Biblia, significa el número perfecto (infinito) y así como Jesús aclaro luego de decir que debíamos perdonar siete veces, luego completo diciendo setenta veces siete, lo cual significa siempre.
 
Algunos teólogos de la biblia han encontrado hasta 27 dones del espíritu en sus escritos e incluso pienso que debe haber algunos otros por ahí.
 
Para comenzar algunos de estos dones se consideran ordinarios (más comunes)  y son los enunciados en Romanos 12, del 6 al 8, que incluyo a continuación:
 
“6 Pero teniendo dones diferentes, según la gracia que nos ha sido dada, si es el don de profecía, ejerzámoslo en la medida de nuestra fe; 7 si es el ministerio, en el ministerio; la enseñanza, enseñando; 8 la exhortación, exhortando. El que da, con sencillez; el que preside, con solicitud; el que ejerce la misericordia, con jovialidad.”
 
Dependiendo de la versión de la Biblia son mencionados, don de comunicar mensajes, don de servir, don de enseñanza, don de animar a los demás, don de dar, el de ejercer un cargo con responsabilidad  y el de ayudar.
 
Estos dones son habilidades normales potenciadas por el espíritu santo para bien de la comunidad.
 
Algunos de nosotros nos gusta enseñar o ayudar a los demás etc., sin embargo esta tarea debe realizarse con Caridad o Amor para que se puedan considerar como un don.
 
Los dones de los cuales más comúnmente se hace referencia son los dones extraordinarios, ya que son los dones que han diferenciado a los santos y que son menos comunes en nuestro medio.
 
En la Biblia los tenemos en Isaías y en Corintios:
 
En Isaías 11 del 2 al 3 tenemos:
 
“2 Reposará sobre él, el espíritu de Dios: espíritu de sabiduría e inteligencia, espíritu de consejo y fortaleza, espíritu de ciencia y temor de Dios.3 Y le inspirará en el temor de Dios. No juzgará por las apariencias, ni sentenciará de oídas.”
 
En 1 de Corintios 12 del 4 al 11 tenemos:
 
“4 Hay diversidad de carismas, pero el Espíritu es el mismo; 5 diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo; 6 diversidad de operaciones, pero es el mismo Dios que obra en todos. 7 A cada cual se le otorga la manifestación del Espíritu para provecho común, 8 Porque a uno se le da por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; 9 a otro, fe, en el mismo Espíritu; a otro, carismas de curaciones, en el único Espíritu; 10 a otro, poder de milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversidad de lenguas; a otro, don de interpretarlas. 11 Pero todas estas cosas las obra un mismo y único Espíritu, distribuyéndolas a cada uno en particular según su voluntad.”
 
Mi intención en este documento es explicar algunos de los dones enunciados como extraordinarios (15), tratando de verlos con algunos ejemplos para ayudar a aclarar sus alcances.
 
El orden que voy a seguir es un poco arbitrario tratando de comenzar por aquellos que considero presentan una mayor confusión.
 
1.   Don de Palabra de Ciencia.
 
El don de palabra de ciencia, es una revelación particular de un hecho aislado, el “detectar el problema”,
 
Generalmente puede llegar como una idea que clarifica y nos ayuda a saber que es lo que sucede, son dones momentáneos, que se presentan cuando los necesitamos y no se pueden considerar como una varita mágica que permanentemente podemos usar.
 
Ejemplos:
 
Los Israelitas habían hecho un pacto con su Dios, que mientras se mantuvieran fieles a él, siempre triunfarían en sus batallas, sin embargo tuvieron una terrible derrota frente a un débil oponente, en Ay, es algo así como el líder del campeonato de futbol, pierda con el último en la tabla sin saber, como ni porque.
 
Entonces Josué, tuvo una revelación y descubrió que unos de sus soldados luego de la victoria en Jericó, había guardado amuletos e ídolos paganos y eso había causado que el Señor  los viera como infieles.
 
Igualmente Pedro tuvo una revelación cuando Jesús le pregunta a sus discípulos “y quien dicen que es el hijo del Hombre” a lo cual Pedro respondió “tu eres el Mesías, el hijo de Dios vivo”, Jesús le digo entonces “Esto no te lo ha revelado la carne, ni la sangre, sino mi Padre que esta en los cielos”.
 
2.   Don de Palabra de Sabiduría.
 
Es una iluminación particular para enfrentar un problema.
 
Así, como el don de palabra de ciencia sirve para detectar un problema, el don de sabiduría permite encontrar la solución a un problema.
 
Ejemplos:
 
El famoso caso de Salomón, frente a las dos mujeres que reclamaban el bebe, es por excelencia un ejemplo de don de palabra de sabiduría, en el cual el rey Salomón, encontró la solución al problema diciendo que iba a partir el niño en dos para darle a cada madre la mitad, a lo cual como era de esperarse, la madre que sentía un mayor amor por su hijo, era la verdadera.
 
El don de palabra de ciencia  y sabiduría pueden llegar por medio de los sueños, es el caso de José, que recibió en un sueño la revelación que Herodes quería asesinar a Jesús (don palabra de ciencia), también le indico que debería huir a Egipto, (don de palabra de sabiduría).
 
3.   Don de Ciencia
 
Es el don que nos permite juzgar rectamente las cosas creadas según la mente de Dios.
 
Hacemos diferencia aquí entre el don de palabra de ciencia y el don de ciencia, algunos teólogos los ven como dones diferentes.
 
Este don entre otras nos permite:
 
  • Saber como dirigirnos a los demás para hablar de Dios y la salvación.
  • Juzgar las cosas de Dios y convencernos de la vanidad de todo lo que nos rodea.
  • Conocernos a nosotros mismos, en el sentido de conocer nuestros propios autoengaños, con relación por ejemplo al pecado y su justificación.
  • Para decir lo justo en el momento preciso, para iluminar en las cosas de Dios.
  • Para no apegarnos demasiado a las cosas materiales.

 

Es importante anotar que todos los dones están siempre referenciados al Señor, es decir deben cumplir con la definición del carisma, la cual nos dice que son aptitudes naturales potenciadas por el espíritu santo para bien de la comunidad y no para nuestro propio bien particular.
 
El saber como dirigirnos a los demás no significa que podamos usarlo para vender un producto o convencer a alguien de algo que nos conviene.
 
Ejemplos:
 
Por medio del Espíritu Santo, San Francisco de Asís, se convenció de la vanidad de las cosas del mundo y se consagro totalmente a Dios.
 
El Padre Hugo Estrada, en el libro Los Dones del Espíritu Santo, nos cuenta la historia de un Padre de familia que luego de asistir a una misa, reprochaba a su familia diciéndole que, quien de ellos había ventilado con el sacerdote los problemas internos de la familia, porque la Homilía del padre había sido enfocada a ello. A lo cual todos le dijeron que nadie había hablado con él de sus problemas.
 
Es así como el sacerdote, sin saberlo había tocado justo la llaga, en su homilía dominical.
 
4.   Don de Sabiduría.
 
Aquí nuevamente tocamos la sabiduría, pero en este caso se entiende como el don de experimentar, gusto por las cosas de Dios. Sabiduría en este caso no es saber sino GUSTAR.
 
Es el Hambre de Dios, donde nos atrae todo lo relativo al Señor, como la Oración, los sacramentos, las prédicas, etc.
 
En mi caso yo no tengo mucho “gusto artístico”, si me invitan a una galería a ver hermosos cuadros no soy capaz de apreciarlos  en su debida forma, pueden ponerme al frente del cuadro más maravilloso y hermoso del mundo y aun así solo me sacaran un “esta bonito”, en la misma forma, si no tenemos gusto por las cosas de Dios, nos aburrimos rezando el rosario o en el santísimo, nos dormimos en las predicas, no apreciamos un rato de lectura de las sagradas escrituras y la misa y sus sacramentos no los consideramos con la importancia debida, particularmente pienso que es uno de los dones que más debemos pedir para acercarnos más al Señor.
 
Este don entonces, nos llama a Amar a Dios sobre todas la cosas, a amar las cosas de Dios y menospreciar la mundanas, a sacar el pecado de nuestras vidas y a dedicarnos a la oración etc., en conclusión a hacer la voluntad de Dios sobre todas la cosas.
 
Ejemplos hay muchos, basta con ver a los apóstoles que abandonaron todo por seguir a Jesús, a Pablo que luego de su conversión, dedico su vida a predicar por todo el mundo.
 
5.   Don de Entendimiento.
 
El don de entendimiento nos ayuda a comprender no las matemáticas sino a comprender las cosas de Dios.
 
Podemos leer y releer un pasaje del evangelio sin realmente entenderlo y de pronto se nos ilumina el espíritu y entendemos claramente el mensaje y su significado.
 
Recuerden que los apóstoles estuvieron tres años viajando y escuchando a Jesús  y sin embargo no entendían las parábolas y muchas cosas de las que él les decía, solo hasta la venida del Espíritu Santo lo entendieron.
 
Incluso en la última cena les dijo: “tendría que decirles muchas cosas, pero nopodrían entenderlas ahora” (Juan 16, 12 – 13).
 
En Lucas 24, 45 dice:”les abrió  la inteligencia para que entendieran las escrituras”. Este pasaje corresponde a una de las apariciones de Jesús resucitado.
 
Ejemplo:
 
Nicodemo era un erudito en las escrituras, fariseo y miembro del sanedrín, que tuvo la oportunidad de hablar con Jesús, donde él le explico que si no nacía del agua y del espíritu santo no llegaría al reino de los cielos y solo cuando Nicodemo vio a Jesús muerto en la cruz, se le abrió el entendimiento y inicio su proceso de conversión.
 
El obstáculo más grande para este don es el orgullo, porque cuando nos creemos eruditos y sabios pensamos que no hay nada más fuera de nuestro propio criterio.
 
El bullicio es otro mal que lo afecta, ya que el silencio interior fortalece nuestra comunicación con Dios. El trajín diario, las múltiples actividades, la TV que mantiene nuestra mente ocupada dificulta esta relación.
 
6.   Don de discernimiento de espíritus.
 
Es el don que nos permite discernir lo que es de Dios y lo que no proviene de él.
 
Nos permite reconocer el mal en un mensaje que aparentemente viene de Dios, se le conoce como el guardián de los dones, ya que la aparición de un don puede venir de cualquiera de los dos lados y el espíritu del mal, es un gran falsificador del espíritu de Dios.
 
Cuando estamos llenos del espíritu santo, captamos dos realidades, la presencia de Dios y la presencia del espíritu del mal, es un don sobrenatural, no por mucho estudiar teología y ciencias religiosas se logra obtenerlo.
 
En la primera carta de San Juan, se advierte de los falsos profetas y en Mateo 7, 15, Jesús también previene que nos cuidemos de los  falsos profetas disfrazados de ovejas, por ello en esta época debemos pedir al Señor mucho descernimiento para poder reconocer los mensajes verdaderos.
 
Ejemplo:
 
En filipos una joven iba tras de Pablo, gritando que les escucharan porque eran hijos de Dios, todo parecía muy espiritual, de pronto Pablo se dio vuelta y exclamo “en nombre del señor Jesús te ordeno que salgas de ella” y la muchacha quedo liberada del espíritu de adivinación. En este caso el poder de discernimiento de Pablo pudo detectar la presencia del maligno en la joven.
 
Jesús decía “por sus frutos lo conoceréis”, haciendo referencia a los falsos profetas que al final serán reconocidos por ellos.
 
Recordemos que la presencia de un don no tiene relación con la santidad de la persona,y es posible que  pueda hacer milagros, curaciones  sin que ello signifique nada en especial.
 
NOTA: Continua en la Segunda parte.