Siguenos en:

Evangelio del Día

oracion1

Audio Libro

Libro

San Matías

Fiesta 14 de mayo

Muéstranos, Señor, a cuál has elegido

 

Apostol San MatiasSiguió a Jesús "desde que este fue bautizado hasta su ascensión". Por este motivo, cuando Judas Iscariote desertó y hubo necesidad de completar el número de los doce Apóstoles, Pedro lo propuso para que se uniera al grupo apostólico y "se convirtiera en testigo de la resurrección" del Señor. (Cf. Hechos 1, 15-26)

"(Matías), después de Pascua, fue elegido en lugar del traidor. En la Iglesia de Jerusalén se presentaron dos a la comunidad, y después sus hombres fueron echados a suerte: « José, llamado Barsabás, por sobrenombre Justo, y Matías» (Hechos l, 23).  De este modo «fue agregado al número de los doce apóstoles» (Hechos 1, 26).

No sabemos nada más de él, a excepción de que fue testigo de la vida pública de Jesús (Cf. Hechos 1, 21-22)siéndole fiel hasta el final.

"Sacamos de aquí una última lección: si bien en la Iglesia no faltan cristianos indignos y traidores, a cada uno de nosotros nos corresponde contrabalancear el mal que ellos realizan con nuestro testimonio limpio de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador". -Benedicto XVI, 18 X 2006

Clemente de Alejandría, basándose en la tradición, afirma que San Matías fue uno de los 72 discípulos que el Señor envió a predicar durante su ministerio. Los hechos de los Apóstoles afirman que Matías acompañó al Salvador, desde el Bautismo hasta la Ascensión. Cuando San Pedro decidió proceder a la elección de un nuevo Apóstol para reemplazar a Judas, los candidatos fueron José, llamado Bernabé y Matías. Finalmente, la elección cayó sobre Matías, quien pasó a formar parte del grupo de los doce. El Espíritu Santo descendió sobre él en Pentecostés y Matías se entregó a su misión. Clemente de Alejandría afirma que se distinguió por la insistencia con que predicaba la necesidad de mortificar la carne para dominar la sensualidad. Esta lección la había aprendido del mismo Jesucristo.

Según la tradición, predicó primero en Judea y luego en otros países. Los griegos sostienen que evangelizó la Capadocia y las costas del Mar Caspio, que sufrió persecuciones de parte de los pueblos bárbaros donde misionó y obtuvo finalmente la corona del martirio en Cólquida. Los "Menaia" griegos sostienen que fue crucificado. Se dice que su cuerpo estuvo mucho tiempo en Jerusalén y que Santa Elena lo transladó a Roma

Sus reliquias están en Tréveris (Alemania), ciudad de la que es patrono.

SIMON EL CANANEO O EL ZELOTE

Fiesta Iglesia Occidental: 28 DE OCTUBRE

 

Apostol San Simon el cananeo o el zeloteEl nombre de Simón aparece en todos los pasajes de los Evangelios y los Hechos, en los que se da la lista de los Apóstoles. Para distinguirlo de San Pedro se le llama (Mateo 10:4; Marcos 3:18) Kananaios, o Kananites, y Zelotes (Lucas 6:15; Hechos 1:13). Ambos nombres (Kananaios y Zelotes) tienen el mismo significado y su traducción al hebreo es qana (el Celoso). El nombre no significa que haya formado parte de los Celotes, sino que él era muy celoso a la ley Judía, la cual el practicaba antes de ser llamado por el Señor. San Jerónimo y otros asumen incorrectamente que Kana fue su lugar de nacimiento; y entonces, pudo haberse llamado Kanaios. Los griegos, coptos y etíopes lo identificaban como Natanel de Cana; los antes mencionados también lo identifican con el novio de la boda de Cana, mientras que en el “Chronicon paschale” y en otras fuentes lo identifican como Simón Clopas.

Los Avecínanos relatan que sufrió la crucifixión como obispo de Jerusalén, luego de haber predicado el Evangelio en Samaria. No se sabe con certeza en que lugar predicó el evangelio. Se habla de casi todos los lugares conocidos de ese entonces, incluso se han mencionado que llego hasta Gran Bretaña; según los Griegos, predico en el Mar Negro, en Egipto, el Norte de África, y Gran Bretaña, mientras que, según el Latino “Passio Simonis et Judae” – el autor del cual fue (supuestamente Lipsius) suficientemente cercano con la historia del primer siglo del Imperio Partían – dice que Simón trabajó en Persia, y fue martirizado en Suanir. Sin embargo, Suanir probablemente puede ser Colchis. Según Moses de Chorene, Simón murió en Weriosphora en Iberia; y según los Georgianos, predicó en Colchis. Se desconoce el lugar donde fue enterrado.

Acerca de sus reliquias nuestra información es tan incierta como la de su predicación. Desde Babilonia a Roma y Toulouse encontramos rastros de ellas; en Roma son veneradas debajo del Altar de la Crucifixión en el Vaticano. Usualmente se le atribuye una sierra, porque se dice que su cuerpo fue aserrado hasta hacerlo pedazos, y raras veces se le atribuye una lanza. Se le considera patrono de los curtidores. En la Iglesia Occidental se le venera junto con San Judas (Tadeo); en el Oriente es de forma separada. La Iglesia Occidental celebra su fiesta el 28 de Octubre; mientras que los Griegos y los Coptos lo hacen el 10 de Mayo.

KLEMENS LÖFFLER Transcrito por Gerald Morine Traducido por Esteban Philipps

 

SAN  BARTOLOME, APOSTOL


También llamado "Natanael"
 
Fiesta: 24 de agosto
Etim. "hijo de Tolomai"

|Lo débil de Dios es más fuerte que los hombres

Bartolomé es uno de los 12 Apóstoles (Mt 10,3). 

El apóstol Felipe lo llevó a Jesús. Bartolomé es la misma persona que Natanael, mencionado en el Evangelio de San Juan, donde nos dice que era de Caná. (Jn 21,2)

Los Hechos de los Apóstoles mencionan también su presencia en Pentecostés (1,13).

Según la tradición, después de la ascensión del Señor, predicó el Evangelio en la India, donde recibió la corona del martirio.


San BartoloméFelipe dice a Natanael que han encontrado al Mesías esperado.  Natanael al principio duda al saber que Jesús es de Nazaret.  Felipe insistió: «Ven y lo verás.» (v.46).  Es entonces que ocurre el encuentro entre Jesús y Natanael.

"Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: «Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño.»
-Le dice Natanael: «¿De qué me conoces?»
-Le respondió Jesús: «Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.»
-Le respondió Natanael: «Rabbí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel.»
-Jesús le contestó: «¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores.» Y le añadió: «En verdad, en verdad os digo: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.» (Jn 1:47-51)

Según la Martiriología Romana, Bartolomé predicó en la India y en Armenia, donde murió mártir. Todavía con vida le arrancaron la piel  y fue decapitado por el Rey Astyages en Derbend. Según la tradición este martirio ocurrió en Abanopolis, en la costa occidental del Mar Caspio, después de haber predicado también en Mesopotamia, Persia y Egipto.   

Según Eusebius, Pantenus de Alejandría (Siglo II) encontró en la India un Evangelio de San Mateo atribuido a Bartolomé y escrito en hebreo. Dicho evangelio es apócrifo y fue condenado en el decreto de Pseudo-Gelasius.

Las reliquias de San Bartolomé, según una tradición, fueron enterradas en la isla de Lipara y eventualmente fueron trasladadas a Benevento, Italia y después a Roma donde ahora están en la Iglesia de San Bartolomé, en la "Isola San Bartolomeo" del río Tiber. Se dice que la Reina Emma, la esposa del Rey Canute entregó uno de sus brazos a Canterbury en el siglo XI.

En la iconografía se le representa con barba, un libro y un cuchillo (utilizado en su martirio).

San Bartolomé es patrón de los carniceros, fabricantes de libros, guantes, pieles, zapateros, sastres, mercaderes de queso, viñadores, albañiles y otros. Se le invoca contra desórdenes nerviosos.

 

Oración

Oh, Dios omnipotente y eterno, que hiciste este día tan venerable día con la festividad de tu Apóstol San Bartolomé, concede a tu Iglesia amar lo que el creyó, y predicar lo que él enseñó. Por Nuestro Señor Jesucristo. Amén

Santiago el Menor, Apóstol

Fiesta, con San Felipe: 3 de Mayo

Apóstol, pariente de Jesús. Llamado "el Menor" para distinguirlo del otro Apóstol Santiago, el hermano de Juan.

 

 

apostol santiago el menorFue el primer obispo de Jerusalén y desarrolló una intensa actividad misionera. Murió mártir en Jerusalén hacia el año 62. Es autor de una de las Epístolas Católicas que lleva su nombre.

Hijo de Alfeo, es apodado "el menor" para distinguirlo del otro Santiago, hijo de Zebedeo y hermano de Juan. Aparece en noveno lugar en todas las listas de los apóstoles (Mt 10, 3; Mc. 3, 18; Lc 6, 14; Hch 1, 13).

La tradición siempre lo ha identificado con el "hermano del Señor" (Mc 6,3). Es mencionado por San Pablo en su carta a los Gálatas (Gal 1, 19). Se le identifica también con aquél Santiago a quien se le aparece el Señor resucitado (1 Cor 15, 7). Es el autor de la carta del Nuevo Testamento que lleva su nombre.

Gozaba de gran autoridad en Jerusalén, prueba de lo cual es que San Pedro le manda anunciar su liberación (Hch 12, 17). Junto con Pedro, Pablo y Bernabé toma la palabra en el concilio de Jerusalén (Hch 15, 13-21). Fue el primer obispo de Jerusalén, con él queda a cargo la iglesia de dicha ciudad luego de la dispersión de los apóstoles por el mundo.

Como se le conoce como "hermano de Señor", es decir, pariente cercano, se le suele representar con rasgos parecidos a Cristo. Según algunos autores, se le parecía tanto que fue por eso que Judas tuvo que darle un beso al Señor para que sus captores lo reconocieran.

La tradición dice sobre su muerte que el sumo sacerdote Anás II le ordenó renegar de Jesús, pero Santiago, que estaba en lo alto del templo, aprovechando la concurrencia se puso a predicar el Evangelio. Al escuchar esto los fariseos y escribas se llenaron de furor y uno de ellos lo empujó desde lo alto. Santiago no muere de golpe, sino que es apedreado mientras rogaba a Dios de rodillas por sus asesinos. Como tardaba en morir, es golpeado en la cabeza con una maza por un batanero.

Su fiesta se celebra el 3 de mayo, junto con la del Apóstol San Felipe. Se le representa con un libro por haber sido autor de una epístola del Nuevo Testamento, y también con ornamentos episcopales por haber sido el primer obispo de Jerusalém.

BENEDICTO XVI

AUDIENCIA GENERAL

Miércoles 28 de junio de 2006

Santiago el Menor

Queridos hermanos y hermanas:

Al lado de Santiago "el Mayor", hijo de Zebedeo, del que hablamos el miércoles pasado, en los Evangelios aparece otro Santiago, que se suele llamar "el Menor". También él forma parte de las listas de los doce Apóstoles elegidos personalmente por Jesús, y siempre se le califica como "hijo de Alfeo" (cf. Mt 10, 3; Mc 3, 18; Lc 6, 15; Hch 1, 13). A menudo se le ha identificado con otro Santiago, llamado "el Menor" (cf. Mc 15, 40), hijo de una María (cf. ib.) que podría ser la "María de Cleofás" presente, según el cuarto evangelio, al pie de la cruz juntamente con la Madre de Jesús (cf. Jn 19, 25).

También él era originario de Nazaret y probablemente pariente de Jesús (cf. Mt 13, 55; Mc 6, 3), del cual, según el estilo semítico, es llamado "hermano" (cf. Mc 6, 3; Ga 1, 19). El libro de los Hechos subraya el papel destacado que desempeñaba este último Santiago en la Iglesia de Jerusalén. En el concilio apostólico celebrado en la ciudad santa después de la muerte de Santiago el Mayor, afirmó, juntamente con los demás, que los paganos podían ser aceptados en la Iglesia sin tener que someterse a la circuncisión (cf. Hch 15, 13).

San Pablo, que le atribuye una aparición específica del Resucitado (cf. 1 Co 15, 7), con ocasión de su viaje a Jerusalén lo nombra incluso antes que a Cefas-Pedro, definiéndolo "columna" de esa Iglesia al igual que él (cf. Ga 2, 9). Seguidamente, los judeocristianos lo consideraron su principal punto de referencia. A él se le atribuye también la Carta que lleva el nombre de Santiago y que está incluida en el canon del Nuevo Testamento. En dicha carta no se presenta como "hermano del Señor", sino como "siervo de Dios y del Señor Jesucristo" (St 1, 1).

Entre los estudiosos se debate la cuestión de la identificación de estos dos personajes que tienen el mismo nombre, Santiago hijo de Alfeo y Santiago "hermano del Señor". Las tradiciones evangélicas no nos han conservado ningún relato ni sobre uno ni sobre otro por lo que se refiere al tiempo de la vida terrena de Jesús. Los Hechos de los Apóstoles, en cambio, nos muestran que un "Santiago", como ya hemos dicho, desempeñó un papel muy importante, después de la resurrección de Jesús, dentro de la Iglesia primitiva (cf. Hch 12, 17; 15, 13-21; 21, 18).

El acto más notable que realizó fue la intervención en la cuestión de la difícil relación entre los cristianos de origen judío y los de origen pagano: contribuyó, juntamente con Pedro, a superar, o mejor, a integrar la dimensión judía originaria del cristianismo con la exigencia de no imponer a los paganos convertidos la obligación de someterse a todas las normas de la ley de Moisés.

El libro de los Hechos de los Apóstoles nos ha conservado la solución de compromiso, propuesta precisamente por Santiago y aceptada por todos los Apóstoles presentes, según la cual a los paganos que creyeran en Jesucristo sólo se les debía pedir que se abstuvieran de la costumbre idolátrica de comer la carne de los animales ofrecidos en sacrificio a los dioses, y de la "impureza", término que probablemente aludía a las uniones matrimoniales no permitidas. En la práctica, debían atenerse sólo a unas pocas prohibiciones, consideradas importantes, de la ley de Moisés.

De este modo, se lograron dos resultados significativos y complementarios, que siguen siendo válidos: por una parte, se reconoció la relación inseparable que existe entre el cristianismo y la religión judía, su matriz perennemente viva y válida; y, por otra, se permitió a los cristianos de origen pagano conservar su identidad sociológica, que hubieran perdido si se les hubiera obligado a cumplir los así llamados "preceptos ceremoniales" establecidos por Moisés; esos preceptos ya no debían considerarse obligatorios para los paganos convertidos.

En pocas palabras, se iniciaba una praxis de recíproca estima y respeto que, a pesar de las dolorosas incomprensiones posteriores, tendía por su propia naturaleza a salvaguardar lo que era característico de cada una de las dos partes.

La más antigua información sobre la muerte de este Santiago nos la ofrece el historiador judío Flavio Josefo. En sus Antigüedades judías (20, 201 s), escritas en Roma a finales del siglo I, nos cuenta que la muerte de Santiago fue decidida, con iniciativa ilegítima, por el sumo sacerdote Anano, hijo del Anás que aparece en los Evangelios, el cual aprovechó el intervalo entre la destitución de un Procurador romano (Festo) y la llegada de su sucesor (Albino) para decretar su lapidación, en el año 62.

Además del apócrifo Protoevangelio de Santiago, que exalta la santidad y la virginidad de María, la Madre de Jesús, está unida a este Santiago en especial la Carta que lleva su nombre. En el canon del Nuevo Testamento ocupa el primer lugar entre las así llamadas "Cartas católicas", es decir, no destinadas a una sola Iglesia particular —como Roma, Éfeso, etc.—, sino a muchas Iglesias. Se trata de un escrito muy importante, que insiste mucho en la necesidad de no reducir la propia fe a una pura declaración oral o abstracta, sino de manifestarla concretamente con obras de bien.

Entre otras cosas, nos invita a la constancia en las pruebas aceptadas con alegría y a la oración confiada para obtener de Dios el don de la sabiduría, gracias a la cual logramos comprender que los auténticos valores de la vida no están en las riquezas transitorias, sino más bien en saber compartir nuestros bienes con los pobres y los necesitados (cf. St 1, 27).

Así, la carta de Santiago nos muestra un cristianismo muy concreto y práctico. La fe debe realizarse en la vida, sobre todo en el amor al prójimo y de modo especial en el compromiso en favor de los pobres. Sobre este telón de fondo se debe leer también la famosa frase: "Así como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta" (St 2, 26).

A veces esta declaración de Santiago se ha contrapuesto a las afirmaciones de san Pablo, según el cual somos justificados por Dios no en virtud de nuestras obras, sino gracias a nuestra fe (cf. Ga 2, 16; Rm 3, 28). Con todo, las dos frases, aparentemente contradictorias con sus diversas perspectivas, en realidad, si se interpretan bien, se completan. San Pablo se opone al orgullo del hombre que piensa que no necesita del amor de Dios que nos previene, se opone al orgullo de la autojustificación sin la gracia dada simplemente y que no se merece. Santiago, en cambio, habla de las obras como fruto normal de la fe: "Todo árbol bueno da frutos buenos" (Mt 7, 17). Y Santiago lo repite y nos lo dice a nosotros.

Por último, la carta de Santiago nos exhorta a abandonarnos en las manos de Dios en todo lo que hagamos, pronunciando siempre las palabras: "Si el Señor quiere" (St 4, 15). Así, nos enseña a no tener la presunción de planificar nuestra vida de modo autónomo e interesado, sino a dejar espacio a la inescrutable voluntad de Dios, que conoce cuál es nuestro verdadero bien. De este modo Santiago es un maestro de vida siempre actual para cada uno de nosotros.

SAN FELIPE, Apóstol

Fiesta con Santiago el Menor: 3 de mayo: 3 de Mayo

Felipe era de Betsaida. Fue el que anunció a Natanael que había encontrado al Mesías.

Felipe , amante de los caballos

Apostol San FelipeInterviene en el episodio de los peregrinos griegos, gentiles piadosos, que desean ver a Jesús. Es también el que pide al Señor, en el cenáculo, que le muestre al Padre.

  • (1.) Uno de los doce apóstoles, natural de Betsaida, "la ciudad de Andrés y Pedro" (Juan 1:44). Él rápidamente respondió a la llamada de Jesús cuando abordó por primera vez a él (43), y ponga inmediatamente en Natanael también a Jesús (45,46). Él parece haber ocupado un lugar prominente entre los apóstoles (Mateo 10:3, Marcos 3:18; Juan 6:5-7; 12:21, 22; 14, 8, 9, Hechos 1:13). De su vida nada más se sabe con certeza. Se dice que predicó en Frigia, y que encontró la muerte en Hierápolis.
  • (2.) Uno de los "siete" (Hechos 6:5), llamado también "el evangelista" (21:8, 9). Fue uno de los que estaban "dispersos" por la persecución que se desató tras la muerte de Esteban. Primero fue a Samaria, donde trabajó como evangelista con mucho éxito (8:5-13). Mientras estaba allí, recibió un mandato divino para continuar hacia el sur, a lo largo de la carretera que conduce de Jerusalén a Gaza. Estos pueblos estaban conectados por dos caminos. El Felipe estaba dirigido a tomar era la que condujo a través de Hebrón, y de allí a través de un distrito habitado poco, y por lo tanto llamado "desierto". Mientras viajaba a lo largo de esta carretera fue alcanzado por un carro en el que estaba sentado un hombre de Etiopía, el eunuco y alto funcionario de la reina Candace, que era en ese momentreading, probablemente de la versión de los Setenta, una parte de las profecías de Isaías (53 : 6,7). Felipe entró en conversación con él, y expuso estos versos, predicando con él la buena nueva del Salvador. El eunuco recibió el mensaje y creyó, y fue bautizado inmediatamente, y luego "siguió gozoso su camino". Felipe fue capturado al instante fuera por el Espíritu después del bautismo, y el eunuco no le vio más. Fue encontrado junto a Azoto, de donde salió en su obra de evangelización, hasta que llegó a Cesarea. No se menciona de nuevo durante unos veinte años, cuando todavía se encuentra en Cesarea (Hechos 21:8), cuando Pablo y sus compañeros estaban en camino a Jerusalén. Entonces, finalmente, desaparece de la página de la historia.
  • (3.) Solo mencionado en relación con el encarcelamiento de Juan el Bautista (Mateo 14:03, Marcos 06:17 y Lucas 3:19). Él era el hijo de Herodes el Grande, y el primer marido de Herodías, y el padre de Salomé. (Filipo I)
  • (4.) La "tetrarca de Iturea" (Lucas 3:1), un hijo de Herodes el Grande, y el hermano de Herodes Antipas. La ciudad de Cesarea de Filipo fue nombrado parte de él (Mateo 16:13, Marcos 8:27). (Felipe II de Herodes.)

(Diccionario Ilustrado)


 

Al igual que los hermanos, Pedro y Andrés, Felipe era natural de Betsaida en el Lago de Genesaret (Juan 1:44). También fue uno de los que rodean el Bautista cuando éste señaló por primera vez a Jesús como el Cordero de Dios. El día después de la llamada de Pedro, cuando a punto de salir para Galilea, Jesús se encontró con Felipe y le llamó al Apostolado con las palabras, "Sígueme". Felipe obedeció la llamada, y poco después trajo Natanael como nuevo discípulo (Juan 1:43-45). Con motivo de la selección y envío de los doce, Felipe está incluido entre los Apóstoles adecuada. Su nombre se encuentra en el quinto lugar en las tres listas (Mateo 10:2-4, Marcos 3:14-19, Lucas 6:13-16) después de los dos pares de hermanos, Pedro y Andrés, Santiago y Juan. El Cuarto Evangelio registra tres episodios referentes a Felipe que ocurrieron durante la época de la enseñanza pública del Salvador:

Antes de la milagrosa alimentación de la multitud, Cristo se vuelve hacia Felipe con la pregunta: "¿De dónde compraremos pan para que coman éstos?" a la que el Apóstol responde: "Doscientos denarios de pan no es suficiente para ellos, para que cada uno tome un poco" (vi, 5-7).

Cuando algunos paganos en Jerusalén se acercaron a Felipe, y expresó su deseo de ver a Jesús, Felipe informó del hecho a Andrés y luego ambos trajo la noticia al Salvador (xii, 21-23).

Cuando Felipe, después de Cristo había hablado a sus Apóstoles de conocer y ver al Padre, le dijo: "Señor, muéstranos al Padre y nos basta", recibió la respuesta: "El que me ve, ve al Padre también "(xiv, 8-9).

Estos tres episodios presentar un carácter coherente, dibujo de Felipe como un ingenuo, algo tímido, el hombre sobrio. No hay características adicionales se dan en los Evangelios o las leyes, aunque se le menciona en esta última obra (i, 13) como perteneciente al Colegio Apostólico.

La tradición del siglo II que le afecta es incierto, ya que una tradición similar se registra sobre Felipe el Diácono y Evangelista - un fenómeno que debe ser el resultado de la confusión causada por la existencia de los dos Felipes. En su carta a San Víctor, escrita hacia 189-98, Polícrates obispo de Éfeso menciona entre los "grandes lumbreras", a quien el Señor va a buscar en el "último día", "Felipe, uno de los Doce Apóstoles, que está enterrado en Hierópolis con sus dos hijas, que envejeció como vírgenes ", y una tercera hija, que" llevó una vida en el Espíritu Santo y descansa en Éfeso ". Por otra parte, según el Diálogo de Cayo, dirigido contra un montanista llamado Proclo, este último declaró que "hubo cuatro profetisas, las hijas de Felipe, en Hieropolis en Asia, donde su tumba y su padre se encuentra todavía". Los Hechos (xxi, 8-9) en efecto, mencionan cuatro profetisas, las hijas del diácono y "Evangelista" Felipe, que entonces vivía en Cesarea con su padre, y Eusebio, que da los extractos citados (Hist. Eccl., III, xxxii), se refiere Proclo declaración a estos últimos. La declaración de Polícrates obispo lleva en sí misma más autoridad, pero es extraordinario que las tres hijas vírgenes del Apóstol Felipe (dos enterrado en Hieropolis) debe ser mencionado, y que el diácono Felipe también debe tener cuatro hijas, dice que fue enterrado en Hieropolis. Aquí también quizá debemos suponer una confusión de los dos Felipes que ha tenido lugar, aunque es difícil decidir cuál de los dos, el Apóstol o el diácono, fue enterrado en Hierápolis. Muchos historiadores modernos creen que fue el diácono, es, sin embargo, es posible que el Apóstol fue enterrado allí y que el diácono también vivió y trabajó allí y fue enterrado allí con tres de sus hijas y que estos últimos eran después erróneamente considerado como el los niños del Apóstol. El apócrifo "Hechos de Felipe", que son, sin embargo, puramente legendarios y un tejido de fábulas, también se refieren a la muerte de Felipe Hieropolis. Los restos del Felipe que fue enterrado en Hierópolis se tradujeron más tarde (como los del Apóstol) a Constantinopla y de allí a la iglesia de los Apóstoles Dodici en Roma. La fiesta del Apóstol se celebra en la Iglesia de Roma el 1 de mayo (junto con el de Santiago el Menor), y en la Iglesia griega el 14 de noviembre. [Nota del editor: La fiesta se celebra el 3 de mayo en la Iglesia romana.]

Publicación de información escrita por JP Kirsch. Transcrito por John Looby. La Enciclopedia Católica, Volumen XI. Publicado 1911. Nueva York: La empresa Robert Appleton. Nihil obstat, 1 de febrero de 1911. Lafort Remy, STD, Censor. Imprimatur. + Cardenal John Farley, arzobispo de Nueva York

Bibliografía

Acta SS, mayo, I, 11-2;. Batiffol, en Bollandiana Analecta, IX (1890), 204 ss;. Apokryphen Lipsius, Die Apostelgeschicten Apostellegenden und, II, II (Brunswick, 1884), 1 ss;. Bibl. Hagriogr. Latina, II, 991; en la cf dos Philips. ZAHN en Gesch Forschungen sur. neutestamentl Des. Kanons, VI (Erlangen, 1900), 158 ss