Angelito con trompeta

 Alégrate, el Señor está contigo

Jueves, 21 de febrero de 2019

Santoral:

San Pedro Damián Obispo

y doctor de la Iglesia

 Reconocer la abundancia

Cuando nos encontramos en la abundancia,

sentimos que nuestra vida es abundante;

cuando nos concentramos en la escasez,

sentimos que nuestra vida está llena de carencias. 

Todo depende simplemente en dónde

centremos nuestra atención.

Es verdad que no podemos negar los sufrimientos

de la vida. Eso es perjudicial para la salud,

tanto la física como la emocional. 

Pero igualmente importante es lo siguiente: 

¡No podemos negar la abundancia

que hay en nuestra vida!

Te recomiendo que escribas para ti

un "Libro de la Abundancia". 

Cada noche, antes de acostarte, anota

por lo menos cincuenta cosas maravillosas

que te hayan ocurrido ese día.

¡Vamos!  ¿Cincuenta cosas? 

Si difícilmente logro encontrar tres,

dirán algunos. Es obvio que no te has fijado

en las bendiciones y bienes de tu vida.

La finalidad de este ejercicio es ayudarte

a hacerlo. He aquí algunas de las cosas

que podrías anotar:

Esta mañana arrancó el coche. 

Soy capaz de caminar, tengo alimentos

para comer, alguien me hizo un elogio,

hoy mis hijos no se metieron en ningún lío.

Sentí el calor del sol en la cara. 

Hablé con uno de mis mejores amigos. 

Las flores están comenzando a abrirse.

Tengo agua caliente para ducharme. 

Estoy respirando. Salió el sol.

Las cosas que anotes en tu

"Libro de la Abundancia" no tienen

por qué ser brillantes y sensacionales.

En realidad es mejor que no lo sean. 

Ten siempre presente que si sólo nos fijamos

en las cosas brillantes y sensacionales,

gran parte de nuestra vida parecerá triste,

y eso desde luego no es cierto.

Respirar, por ejemplo, no es algo increíble,

realmente extraordinario. Al principio, encontrar

esas 50 cosas que agradecer te va a llevar

mucho tiempo, muchísimo tiempo.

Pero muy pronto las cosas buenas van a llover

sobre el papel, porque te pasarás gran parte

del día buscando las bendiciones de tu vida

para poder tener cosas nuevas que añadir

a tu "Libro de la Abundancia" cada noche. 

¡Y las encontrarás!  Los beneficios son evidentes.

Cuando empieces a buscar las cosas buenas,

inmediatamente dejarás de fijarte en las malas,

y te sentirás feliz, una persona afortunada. 

Si logras adquirir el hábito de fijarte

en la abundancia, tu vida se transformará.