Cuentos de Reflexión.
 

La Pelea del Siglo.

 

 

Después de tanto insistir, Jesús decidió aceptar el reto que le planteaba el diablo, a efectuar la pelea del siglo, para determinar cuál de los dos era el mejor.
 
Satanás, invito a Jesús al infierno a una pelea cuerpo a cuerpo, pero Jesús le dijo que la pelea debía realizarse en un terreno neutral y no debía hacerse ni en el cielo ni en el infierno; al fin decidieron realizarla en un desierto en la tierra.
 
Jesús pensó luego que la tierra no era precisamente un terreno neutral, ya que Dios le había concedido el mundo a Satanás, sin embargo mantuvo las condiciones pautadas y se preparo para el enfrentamiento.
 
Se pusieron de acuerdo en que serian siete asaltos y que cada uno representaría cada uno de los siete pecados capitales y sus correspondientes virtudes.
 
El diablo entonces, advirtió que si se enfrentaban cuerpo a cuerpo la pelea seria desigual, ya que Jesús tendría las de ganar, así que sugirió escoger a un humano mortal sobre el cual realizar la pelea.
 
Jesús acepto, exigiendo que él fuera el que escogería el humano, a lo cual el diablo puso otra condición de que no podía ser un santo.
 

Pautadas las condiciones y escogido un humano, se prepararon para la pelea.

El humano escogido resultaste “TU”, si TU, el que está leyendo este cuento, y sobre ti cae la responsabilidad de poner a Jesús como ganador o como perdedor.
 
Así, que prepárate a pelear, el diablo intentará disuadirte, colocarte la zancadilla para que caigas en tentación, hacerte caer en el pecado, encadenarte a los vicios, deslumbrarte con las cosas del mundo y hacer que te alejes de Dios regalándote placeres y riquezas.
 
Y Jesús estará detrás de ti, intentando desbaratar las artimañas del demonio y dándote valor para resistir a su seducción.
 
Las armas con las que cuentas son, el amar a Dios sobre todas la cosas, para evitar la seducción del mundo, la Oración para que no caigas en tentación y en los vicios, la palabra de Dios para que mantengas tu mente limpia, y desarrolles la virtud correspondiente. La Eucaristía para darte valor y fortaleza en los momentos en que más los necesites.
 

Prepárate y sube al cuadrilátero, allí recibirás los golpes (tentaciones), cuando caigas Jesús caerá contigo, levántate nuevamente (confesión), si caes en un vicio, que te mantenga encadenado, será como un golpe que te lleve a lona y si no sales de él, terminaras noqueado y luego del conteo no tendrás otra oportunidad.

La campana ha sonado y el primer Asalto se ha iniciado:
 
 
1.  Asalto  –  La Soberbia o Humildad.
 

El diablo dice:

  • Tú eres superior a los demás, eres más inteligente, mas estudiado, de mejor familia que los demás.
  • No te dejes de nadie
  • Tú tienes muchos derechos y no pueden quitártelos
  • Las cosas y las gentes te pertenecen, casa carro, esposa, hijos, dinero.

Jesús responde:

  • Se, el servidor de todos y considérate el último en la mesa.
  • Pon la otra mejilla.
  • Actúa con humildad.
·        Todo es don de Dios, todo le pertenece a él.
 
2.  Asalto  –Avaricia o Generosidad.
 

El Diablo dice:

  • Acumula todas las riquezas que puedas, solo piensa en asegurar tu futuro.
  • No des nada a nadie
  • Roba, soborna, si es necesario.
  • Traiciona y pasa por encima del que sea.
  • Acumula no solo el dinero, sino el poder, la fama el prestigio.

Jesús responde:

  • Mira los pájaros, que no acumulan el alimento que necesitan para el día de mañana, confía en mí.
  • Se generoso y hazlo con Amor
  • No robaras, ni engañaras a nadie
  • Paga lo justo y actúa siempre a conciencia.
·        No te dejes seducir por la banalidad del mundo.
 
3.  Asalto  – Pereza o Diligencia.
 

El Diablo dice:

  • Deja para mañana lo que puedes hacer hoy.
  • No hagas nada más que lo necesario
  • Levántate lo mas tarde que puedas y aplica la ley del menor esfuerzo.
  • Pon a los demás a hacer lo que te corresponde.

Jesús responde:

  • Actúa ahora, no sabes si mañana estarás vivo.
  • Esfuérzate por ayudar a los demás, se generoso y colabora.
  • No te dejes llevar por la pereza y la ociosidad que te llevan a los vicios y te hacen caer en el pecado.
·        Se diligente y actúa honradamente.
 
4.    Asalto– Lujuria o Castidad.
 

El Diablo Dice:

  • Se morboso, busca la pornografía
  • Ten relaciones prematrimoniales y fuera del matrimonio.
  • Se adultero.
  • Busca las relaciones homosexuales y prostitúyete.
  • Mastúrbate y practica los vicios sexuales

Jesús responde:

  • Controla tu mente y aléjate de todo pensamiento y deseo pecaminoso.
  • Practica la castidad y las buenas costumbres.
  • No desearas la mujer de tu prójimo.
  • Tu cuerpo es templo de Dios y como tal lo debes respetar.
·        Mantén tu mente en las cosas de Dios, la ociosidad te lleva al pecado.
 
5.  Asalto–  Gula  o Templanza.
 

El Diablo Dice:

  • Come en exceso, no te midas y solo disfruta.
  • Bebe todo la que puedas, emborráchate.
  • Busca los placeres de la carne, vive solo para gozar.

Jesús responde:

  • Come con moderación, recuerda que tu cuerpo es templo de Dios.
  • No te dejes llevar por los excesos, respétate a ti mismo y no caigas en los vicios como el alcoholismo.
·        El mundo, y la carne son las armas del demonio para encadenarte, no te dejes seducir por las apariencias, el ayuno y la abstinencia son ofrendas para Dios
 
6.  Asalto  –  Ira o Paciencia
 

El Diablo dice:

  • Oféndete, ante cualquier contratiempo o dificultad.
  • Responde vengativamente ante cualquier ofensa.
  • Actúa descrinando a los demás, se intolerante.

Jesús, responde:

  • Se paciente, y considera que lo que se ve malo, puede ser para tu propio bien.
  • Perdona y responde con amor en vez de odio.
·        Ama al prójimo como a ti mismo.
 


 
7.    Asalto-  Envidia o Caridad.
 

El Diablo dice:

  • Desea y disfruta el mal, de tu prójimo.
  • Desea las propiedades y posesiones de los demás.
  • Entristécete, por el bien que le sucede a los demás
  • Actúa con rencor y resentimiento.

Jesús responde:

  • Ama a tu prójimo
  • Disfruta lo que tienes, y has el bien sin mirar a quien
  • Perdona, así como Dios te perdona.
·        Actúa siempre con caridad y se misericordioso.
 
Au aautor: HMP