Cuentos de Reflexión.
 
La Hormiga Suicida.

Jenny, la hormiga, se paro en el borde de un abismo, dispuesta a lanzarse al vacio con el propósito de terminar con su vida, sin embargo en ese momento un pensamiento la detuvo y empezó a recordar toda su vida.

Había nacido como todas las hormigas producto de una relación entre sus padres, la reina y uno de sus machos, por tanto lo único que conoció en su infancia fue a la hormiga obrera a la cual se le había encargado su cuidado y alimentación. Su madre siempre andaba ocupada con su trabajo y su padre era un zángano que no hacia mas que comer y dormir.

Durante sus primeros días estuvo en la escuela aprendiendo todo lo que una buena hormiga debe saber para sobrevivir, aquello le pareció bastante tedioso y repetitivo y empezó a pensar en que si su vida iba  a ser un ir y venir, repitiendo días tras día las mismas cosas, tal vez no valía la pena vivirla.

Jenny, sentía que su vida no le brindaba muchas posibilidades, cada día que pasaba era una repetición de la anterior y así sucesivamente, se levantaba, comía algo antes de formar la fila que la llevaría en busca  del alimento para sus compañeras y luego de realizar una larga travesía, se le encargaba la carga de una hoja o el pedazo de algún insecto maloliente y regresaba siempre exhausta y se acostaba a descansar hasta el día siguiente.

A medida que pasaba el tiempo, se veía a ella misma como una más del montón, que en grupo salían en busca de alimento y regresaban siempre por el mismo camino.

 
 
Sus pensamientos cada vez más, reforzaban la idea de saltar al vacío y terminar con su vida y nuevamente se disponía a ejecutarlo, cuando vio a lo lejos a su peor enemigo un inmenso oso hormiguero que buscaba alimento y sin pensarlo dos veces corrió a dar la señal de alarma para que sus compañeras regresaran al refugio y que terminara toda actividad en el exterior como lo había aprendido en las simulaciones en caso de emergencia.
 

Rápidamente, toda la colonia regreso a su refugio y mantuvo un silencio sepulcral mientras la presencia del oso hormiguero terminaba.

Entonces, Jenny reflexiono acerca de lo que había hecho, por un momento se había olvidado de sí misma y había pensado en los demás, y no entendía, porque si había tomado la decisión de suicidarse, que le importaba si la colonia era o no atacada?, no era lo mismo para ella?, entonces porque había reaccionado así?, había algo que desconocía, que le había movido a reaccionar en esa forma?, que el problema radicaba no en cómo vivía sino como ella apreciaba la vida, su rostro se ilumino, cuando empezó a ver las cosas de otro color y empezó a apreciar en cada rostro, en cada cosa, la verdadera hermosura que estaba escondida en ellas.